Costa Rican Deep Sea Connections

Luchando en Contra

Jan. 11 2019

Click here for blog in English

En 1869, John Wesley Hyatt probablemente supo que se había tropezado con algo prometedor. Es poco probable que supiera cuán revolucionario sería su mezcla de celulosa, fibra de algodón y alcanfor. Después de que una firma de Nueva York ofreciera $10,000 a cualquier persona que pudiera proporcionar un sustituto para el marfil, Hyatt descubrió un plástico que podía fabricarse en una variedad de formas e imitar carey, cuerno, lino y marfil. Por primera vez, la fabricación humana no se vio sujeta a los límites de la naturaleza.

Ciento cincuenta años después, es la naturaleza la que se ve limitada por la presión de un descubrimiento tan cataclísmico. El plástico ha cambiado por completo a la humanidad, su influencia es ineludible. El desafío ahora es reducir su uso y encontrar maneras de deshacerse de él. Eso no solo aplica al plástico, sino a toda la basura que producimos. Ni siquiera las partes más remotas de nuestro planeta se salvan de nuestra influencia dañina, incluso las aguas profundas. Los pilotos de ROV Jason Rodriguez y Adam Wetmore no pueden estar más de acuerdo. Ambos han estado explorando las profundidades del océano durante más de diez años, y no hay ningún lugar donde no hayan encontrado basura. “Incluso durante la expedición Deep Corals of PIPA, que fue en medio de la nada, vimos basura”, comparte Adam. En su opinión, no hay lugar en lo profundo donde no se encuentren rastros de presencia humana.

Desde cascos militares hasta juegos de porcelana completos, el piloto de ROV Adam Wetmore encuentra rastros de presencia humana en todas partes donde bucea.

Precioso y desconocido

Por muy omnipresente y dañina que pueda ser nuestra basura, está lejos de ser la única amenaza que enfrenta el océano profundo. Es por eso que uno de los objetivos finales del equipo a bordo del Falkor es utilizar la información recopilada durante la expedición para expandir el área protegida alrededor del Parque Nacional Isla del Coco para abarcar al menos algunos de los montes submarinos que se están explorando, que se extienden desde la isla hasta Costa Rica continental. Los expertos residentes esperan contribuir a aliviar los impactos humanos en estos ecosistemas clave, y brindar una mano muy necesaria a nuestros océanos y al planeta en general.

“Ya hay muchas amenazas para las aguas profundas. Nuestra industria pesquera se está moviendo hacia aguas cada vez más profundas y en muchas áreas del mundo, la industria del petróleo y el gas también se está moviendo hacia aguas profundas. Por supuesto, existe la amenaza persistente del cambio climático que está en todo el planeta, y lo sentiremos mucho aquí, simplemente debido a las condiciones naturales en el Océano Pacífico a lo largo del margen de Costa Rica”, explica el Dr. Erik Cordes, Científico Jefe. “De forma natural, tanto el pH como los niveles de oxígeno en el agua ya son muy bajos en este lugar, por lo que las variaciones adicionales provocadas por el cambio climático pueden tener un impacto realmente grave en esta área. Es importante llegar a estos lugares en las profundidades marinas y comprender su estado actual para que podamos identificar los impactos en el futuro, si ocurren”.

Para el Dr. Jorge Cortes, de la Universidad de Costa Rica, es bastante difícil proteger un lugar cuando está familiarizado con él y se sabe cómo manejarlo. Proteger áreas que apenas comprendemos es un desafío completamente diferente. “Algunas personas piensan que no debemos proteger nada y simplemente aprovechar los recursos de nuestro país, pero definitivamente algunos lugares deben preservarse”, dice. “Es importante proteger las regiones olvidadas. Quizás no olvidadas, pero desconocidas. Muy pocas personas están pensando en toda la riqueza que hay debajo de nosotros”. De hecho, los procesos que tienen lugar en las zonas de filtración del océano profundo tienen un impacto en la pesca y en nuestro clima a nivel mundial. Puede que no sepamos exactamente cómo funciona el sistema, pero esas parecen ser dos muy buenas razones para proteger los sitios clave en las profundidades marinas.

Almejas, estrellas de mar, caracoles, anémonas. Incluso en las profundidades del mar, donde la luz solar no puede llegar, los ecosistemas son increíblemente diversos y complejos.

Ojos bien abiertos

La asistente de investigación Beatriz Naranjo ha ido dos veces al Parque Nacional de la Isla del Coco. A bordo del submarino DeepSee, pudo bucear hasta 300 metros de profundidad. Allí, sus ojos se abrieron al efecto que nuestra imprudencia está teniendo en el planeta. La mayoría de los costarricenses piensan en la Isla del Coco como un ecosistema prístino e intacto, y así es, cuando se le compara con el estándar mundial. Pero Beatriz encontró grandes cantidades de basura, razón por la cual ella y el Dr. Cortés publicaron un documento fotográfico sobre sus hallazgos. “Los pilotos del submarino me dijeron que es perfectamente normal encontrar basura en las profundidades de la isla”, comparte Beatriz, “el propósito de nuestra publicación es recopilar datos cuantitativos sobre basura por metro cuadrado. Recopilar imágenes impactantes para mostrar que incluso allí vemos el impacto de los seres humanos”.

Latas viejas de Fanta, latas nuevas de cerveza y gran cantidad de artes de pesca ilegales son solo algunas de las cosas que Beatriz Naranjo encontró buceando a 300 metros de profundidad en el Parque Nacional de la Isla del Coco.UnderSea Hunter / Beatriz Naranjo

Beatriz ahora entiende que tales hallazgos son comunes. Regresó a San José para revisar la literatura científica sobre el plástico en el océano y aprendió que se han tomado muestras de sedimentos en todo el mundo, lo más lejos de la civilización y lo más profundo posible. No importa dónde se tome la muestra de sedimento, los investigadores encuentran microplásticos. El Dr. Erik Cordes está convencido de que incluso si el océano profundo permanece en gran parte desconocido, no debemos darlo por sentado: “Parece que si la gente no puede ver el océano profundo, no le importa  pensar en él. Solo porque rara vez tenemos la oportunidad de visitarlo, pero el océano profundo afecta a todo lo demás en el planeta “.

La asistente de investigación Beatriz Naranjo y el Dr. Jorge Cortés publicaron un estudio fotográfico sobre basura que encontraron en las profundidades del Parque Nacional de la Isla del Coco.SOI / Monika Naranjo Gonzalez

Live Streaming ~ ROV Dive happening nowWatch Live
+
Share This