Costa Rican Deep Sea Connections

Familiar y Desconocido

Jan. 07 2019

Click here for blog in English

Solo unas horas después de abandonar la costa del Pacífico de Costa Rica, la plataforma continental se queda atrás. La plataforma costarricense se encuentra con el talud continental, un descenso drásticamente abrupto que va de aguas relativamente poco profundas a un promedio de aproximadamente 3500 metros de profundidad. La razón detrás de esta geología dramática es la tectónica de placas de nuestro planeta. Aquí, a lo largo de la Fosa de América Media, la placa Cocos se subduce debajo de la placa del Caribe.

Esta área de convergencia es conocida como el margen costarricense, donde termina la corteza continental. Debajo de ella se encuentra la placa de Cocos, que no es plana si no salpicada de montes submarinos. Imagine la corteza como una esponja gigante llena de fluidos, que se exprimen a medida que los montes submarinos son presionados contra la placa superior. “En todos los lugares donde hay un mone submarino subduciéndose debajo de Costa Rica, todo su contenido se está filtrando hacia la superficie del fondo marino”, explica el Dr. Erik Cordes, Científico Jefe de esta expedición, “el metano y otros gases están subiendo, a veces incluso burbujeando en el lecho marino, lo que cambia todas las comunidades biológicas “.

Además de ser una fuente de energía importante para los humanos, el metano forma la base de los ecosistemas de filtraciones frías. Los sedimentos de las profundidades marinas sostienen diferentes procesos geoquímicos y microbianos que se reflejan en un complejo mosaico de fauna especializada. Durante este crucero, los expertos observarán las filtraciones en el margen costarricense, que están relacionadas con los antiguos montes submarinos que ya se han deslizado bajo la placa del Caribe. Además de eso, el equipo también examinará otros montes submarinos que se extienden desde el margen hasta el Parque Nacional de la Isla del Coco, sitios que nunca antes han sido visitados por ningún ser humano. “Cada vez que bajamos a las profundidades del océano descubrimos algo nuevo. Hay algo que no hemos visto, hay una nueva especie o un tipo de hábitat totalmente nuevo. No hay nada como la emoción de mirar algo que sabes que es nuevo. y tratando de descubrir cómo funciona esta nueva pieza de nuestro planeta “, comparte el Dr. Cordes.

Además de investigar los sitios de filtración fría, producto de los montes submarinos subducidos, el equipo analizará montes submarinos nunca antes estudiados que se extienden desde el margen de Costa Rica hasta la Isla del Coco.SOI / Monika Naranjo Gonzalez

Puntos familiares

Los expertos a bordo tendrán un primer vistazo de territorios inexplorados, pero también están bastante familiarizados con algunos de los sitios de buceo. Esta expedición es parte de una serie de tiempo continuo que les permitirá comparar los datos recopilados con los de cruceros anteriores, lo que contribuirá a nuestra comprensión de la progresión del cambio climático y oceánico en la región. “Una de las cosas más importantes que creo que estamos haciendo es establecer una línea base que nos ayude a entender cómo están estas comunidades ahora, para que si cambian en el futuro, podamos verlo y podamos demostrar si está relacionado con los seres humanos o no “, explica el Dr. Cordes, “hemos estado aquí año tras año y hemos llegado a conocer algunos de estos sitios muy bien. Eso nos permitirá buscar más cambios a largo plazo a medida que aumenta la temperatura en el océano, a medida que el oxígeno continúa bajando, y a medida que el pH disminuye. Sin ese conocimiento de referencia, sin caracterizar el océano profundo ahora, nunca podríamos reconocer esos cambios”.

Mejillones, gusanos tubulares, estrellas de mar, incluso un pulpo. Los ecosistemas de aguas profundas son altamente productivos y diversos.SOI

Un conveniente laboratorio

Para el Dr. Cordes y todos los científicos a bordo, esta parte del mundo ofrece una singular oportunidad. Falkor navega sobre un área con una liberación de metano extremadamente activa y niveles naturalmente bajos de oxígeno en el agua. Caada monte submarino es único y cada uno alberga comunidades ligeramente diferentes. Forman una especie de cadena de islas debajo del océano que produce dinámicas interesantes. Costa Rica es uno de los pocos lugares en el mundo donde todas estas cosas suceden al mismo tiempo. “Hay muchas preguntas que podemos hacer que son específicas para esta área, pero podemos aplicar nuestros resultados a muchos lugares diferentes en todo el mundo. Es conveniente que todos estos factores estén todos agrupados en un laboratorio natural”, dice el Dr. Cordes.

Los ecosistemas quimiosintéticos como estos juegan un papel importante en las funciones y la salud de nuestros océanos y, por lo tanto, de nuestro planeta. Entender las conexiones entre estos hábitats productivos y el océano en general es clave para determinar las mejores formas de administrar y proteger estos recursos naturales a futuro. Para el Dr. Cordes, está muy claro: “El mar profundo es el hábitat más grande de la Tierra. Comprender cómo funciona ese hábitat nos ayudará a entender cómo funciona el planeta en su conjunto”.

El piloto de ROV Russell Coffield asiste a la Dra. Lisa Levin y al becario postdoctoral Oliver Ashford cuando recolectan muestras.SOI / Monika Naranjo Gonzalez

Live Streaming ~ ROV Dive happening nowWatch Live
+
Share This